miércoles, agosto 02, 2006


"Hoy voy a verte", parece una expresión fácil de manifestar, tal vez para otros sea asi, pero para mi poder verte siempre fue un paradigma, fue un susto en el estomago, un latir del corazón, un temblor de manos, los únicos momentos de mi vida en que siento que la existencia tiene sentido, pero después que se cierra la puerta siempre , siempre el miedo a no volver a verte.

Espere toda mi vida lo sabes, hice de ti mi propia filosofía de amor, mi propia entrega, dejarte libre en la seguridad que algún día sabrias cuanto me amabas, guardar silencio, un silencio que se expresaba por si sólo, porque no era ausencia, era humildad de un amor que presume de ser único, excepcional, sin convencionalismos , ni estilo definido, entendible soló por quienes han trancendido lo estupidamente razonable socialmente.

Espere porque me dijeras te amo, porque mi siempre angustiada soledad se viera mitigada entre tus manos, ¡Dios mio! cuanto espere por no escuchar más nunca las palabras " tal vez", "no lo tengo planteado", "me entro la tocoquera"," me tengo que ir no es culpa tuya" (y en este momento mis lagrimas brotan desesperadamente recordando toda las veces que tuve que escucharlas) tal vez brotan porque de nuevo tengo miedo a que en algún momento de nuevo las pronuncies.

He guardado silencio, en espero de ese tan anhelado" estoy" aunque nadie lo sepa, siempre te protegí de tí , de tú dolor, de tus angustias, al menos lo intente , siempre en un pedacito de mí interior espere a que me protegieras de un mundo que tú sabes me es hostil , poco agradable con el que he tenido que batirme en duelo para seguir adelante.

Hoy unas horas antes de verte y que sabemos empieza una nueva etapa de nuestras vidas me debato de nuevo entre si seguiras amandome, ayudandome a conseguir mi anhelada libertad de espíritu, si aún ante este momento difícil podrás renovar aún con más auténticidad, con más verdad este especial amor que trasciende la barrera de lo físico , si dentro de tus numerosos afectos tendras un lugar para mí, quiero estar a tu lado, acompañarte, tenderte mis brazos y cobijarte cuando sientas tristeza, preocupación. Quiero volver a decir de nuevo sin angustias, y sin temores "Hoy voy a verte".

2 comentarios:

FEVC dijo...

Confinar el amor para resguardarlo y protegerlo de si mismo, a veces puede ser un craso error, que nos impide ser quién somos, disfrutar de nuestras fortalezas y aprender a manejar con certeza nuestras debilidades,para someterlas y convertirlas en parte integrante de nuestra humana belleza;
y todo esto no lo expreso con la voz de la experiencia,
sino con la convicción humana,
de también haber jugado y perdido,
pero en esa misma jugada,
confesar haber vivido.

amor y libertad dijo...

verse y haberse visto, verse y que el verse no quede en verse, que verse sea todo, que verse sea amar, que sea dar, que sea eso