martes, agosto 25, 2009



NO TENER HIJOS
No deben culpabilizar, más bien al contrario. En realidad son más responsables que la mayoría de las mujeres que no se preguntan si realmente quieren tener un hijo o tan sólo estar embarazadas. Que siguen el esquema normal «boda, bebé». Las que renuncian a ello, han hecho el cálculo entre el placer y las dificultades ser madre. Han tenido en cuenta los compromisos, los problemas a los que no se sentían capaces de hacer frente, lo que demuestra una gran responsabilidad y madurez al renunciar a ser madre cuando no se desea serlo. Hay que dejarlas en paz, no juzgarlas.
Élisabeth Badinter, Filósofa francesa.





Mi vida sin hijos fue una decisión propia, no los tuve ni los tendré, pero a diferencia de las razones que en la actualidad se esgrimen para justificar la decisión de muchas mujeres de no transitar el camino de la maternidad como son la realización profesional, no querer renunciar al placer de la independencia, o del desarrollo de una carrera o proyecto personal, mi decisión están relacionadas con el amor, y aunque parezca contradictorio con el amor más grande que una potencial madre pueda tener por un hijo.
Siempre fue una convicción, sin embargo llegando a la edad límite en la que una mujer puede llevar un embarazo viable y saludable tuve que por primera vez que reflexionar, y no por exigencias sociales, debo confesar que nunca me sentí presionada por el medio y tampoco me importaba lo que pensaran los demás era sólo una convicción, hasta el momento en el que yo misma intimada por mis límites biológicos me tuve que preguntar si quería renunciar a la experiencia que de acuerdo a los cánones universales es el deseo más ansiado de toda mujer.
De esto resulto una carta, una carta al hijo que nunca tendré.
Hijo:
Hoy decidí que ibas a nacer, por lo tanto desde este momento te reconozco como mío y te doy legitimidad para que te apropies de mí ser, no hay otra forma de que sobrevivas.
Ayer mi ginecólogo me diría estas esperando un bebe y me pregunto conociendo como pienso ¿qué vas hacer? , Conteste: no se y en realidad no lo sabía. Cómo saberlo si nunca estuviste en mis planes, de manera tal que te confieso que no eres un hijo buscado, deseado, esperado, pero no te confundas no he dicho que no te AMARA.
Para esta mujer que decidió ser tu madre, el acto de amor más grande hacia ti era no tenerte, no te hago ningún favor y un día no muy lejano entenderás porqué, de antemano te confieso que no hay bien alguno en traerte a la vida, que no sea mi propia satisfacción personal de mujer procreadora.
Por eso en este extraño día para mí e inexistente para ti, antes de darte la Bienvenida debo pedirte perdón:
Perdóname mí sol cuando salgas de mi vientre y te lance a la inevitable soledad de la vida.
Perdóname por cada lágrima que brote de tus ojos,
Perdóname cada vez que te hagas preguntas que nunca tendrán respuesta,
Perdóname cuando los sueños se hagan pedazos y yo no pueda hacer nada para reconstruirlos Por cada dolor que te aflija y cada injusticia que te aceche perdóname.
Perdóname por tus imperfecciones que sólo serán mías y por los errores que deberás cometer para crecer,
Perdóname por sacarte de la nada y traerte a un mundo de insensateces, de competencias absurdas de quehaceres incesantes sin principio ni fin.
Perdóname amor, por cada vez que te preguntes de donde vengo y adonde voy, y
Y al final Yo tu madre te perdono cada vez que me expreses en son de reclamo la frase que inevitablemente todos decíamos alguna vez: “Nadie te pidió que me trajeras a la vida”.

PERDONAME PEDACITO DE MI VIDA

14 comentarios:

Blonda dijo...

Es lo mejor que leí en el último tiempo.
Sincero de punta a punta, y que refleja mucho de lo que pienso a mis casi 36 y sin hijos.

Genial, maravilloso.

beso enorme

Andrea dijo...

Me has dejado sin palabras, soy madre, pero le encontré sentido a cada una de las tuyas. Enhorabuena por este escrito. Un abrazo!

laMar dijo...

¡Has reflejado todos mis sentimientos como madre! los miedos, las dudas, la inseguridad ... todo esta reflejado en esta preciosa carta, hasta las palabras que deseaba decir y nunca le dije.
un abrazo enorme

Vir dijo...

Bichita.: mientras leía tu post no hacía más que pensar en las elecciones de la vida, en las propias y en las de los demás.
Al llegar a la carta y leerla no pude pasar por muchos estados, dolor, angustia, tristeza...
Pero lo más importante de todo es que lograste conmoverme en lo más hondo.
Te quiero mucho amiga virtual...

Beso emocionado

Carlos dijo...

No se que decir,este texto me ha hecho sentir raro,sinceramente,no se por qué,quizás tu sinceridad me ha dejado desencajado..un aplauso

Forbidden dijo...

Soy muy sensible y cada palabra me ha llegado al alma, en la vida todo es valedero, yo el dia de mañana quiero tener un hijo ya sea propio o adoptado, pero como vos bien decis cuando este decidido a hacerlo, antes de irme gracias por pasar por mi blog

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo.
Saludos!

una más... dijo...

Hola Bichita, ante todo, gracias por traerme de la mano a tu morada, donde tanta paz se respira..
Gracias también por dejarme tus palabras en la mía, experiencias vividas siempre son de ayuda..
Y con respecto a este texto.. sólo puedo decirte que desde que empecé a leer la carta lograste erizarme la piel.
Soy madre.. también hija.. y aunque muchas veces me pregunté por qué tuve que nacer, sin duda, con el paso de los años la respuesta es clara, por que la vida, puede ser maravillosa.
No está en mi mano poder darle la felicidad completa a mi hija pero si puedo darle a conocer todo mi Amor, enseñarle que una madre estará siempre, cuando ria y cuando llore.. que nada es facil y que por eso mismo, los logros nos hacen crecer como personas.
De todas formas, respeto tu decisión y tus pensamientos sobre el tema..sinceramente me ha parecido de lo más hermoso..
Un abrazo y encantada de que me hayas encontrado :)

pais magico dijo...

Que bello, me emocionaste... que verdad dicen tus palabras, tengo una hija que es lo que mas quiero en el mundo... pero ese motivo que tu describes, es el mio de no traer otro hijo al mundo.
Encantada de descubrirte.

Un saludo y feliz resto de semana.

vangelisa dijo...

Hola, llego a ti por el comentario que me dejaste en mi blog. Desgarra tu sinceridad!
cada cual es libre de elegir, así lo pienso yo, y tu escrito me deja sin palabras.
Aunque también es verdad que los hijos no eligen venir al mundo, son los padres quiénes deciden.
Un abrazo

Natacha dijo...

Tengo dos hijos que han sido mi vida los últimos 20 años, sin embargo, lejos de escandalizarme o de no entender tu carta, puedo decir que entiendo cómo sientes. Creo que tus motivos, lejos de egoístas, son solidarios...
Es una hermosa manera de no traer un hijo al mundo.
Poderosas razones, que no puedo rebatirte y sí reconocer mi egoísmo al querer sentir ese pedacito de vida, pegado a mi piel...
Un beso, amiga. Me has descolocado agradablemente.
Natacha.

Forbidden dijo...

Gracias por enriqueser mis textos con tus comentarios!

Sos bienvenida pasar cuando gustes, mi casa es tu espacio.

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

Paco Alonso dijo...

Que te diga lo que siento?
Mi cabeza está como una noria
mi corazón con latidos que se salen
el pecho emocionado
el alma engrandecida
y un respeto enorme
yo tengo cinco hijos
cinco soles
y tu, tienes mi cariño respetuoso
me alegro de conocerte

cálido abrazo

azul dijo...

He leido los dos primeros post...sobre el amor y tus impresiones y esta carta...creo que eres una mujer muy valiente para expresarte aqui tan claramente...

Eres honesta contigo misma y con los demás...hay que ser libre para decidir que hacer con su vida y reflexionar

Nos vemos...

Un saludo