sábado, agosto 29, 2009


El amor llego por primera vez a mi vida,  y llego en circunstancias especiales, extraordinarias y poco comunes, nada me era ajeno,  siempre supe lo que iba a suceder,  me sobrestime  al pensar que podía controlar todas y cada una de mis emociones y sentimientos, creí que bastaba un adiós para  irme, que olvidar para mi era cosa fácil, que posiblemente lloraría un mes, tal vez otro, pero al final todo pasaría. En el fondo no es mentira al final todo se supera pero  la mayor parte de las veces el precio que se paga es demasiado alto. Como era de esperarse todo término irremediablemente, nada desagradable sucedió, todo lo contrario fue una experiencia llena de detalles, amor,  ternura y pasión, sólo que no basto un adiós para irme, que no fue fácil olvidar y que aún así , si me descuido puedo llorar ante la perdida irremediable.
Y aprendí, aprendí  lo que parecía que todos sabían, que  cuando de  amor se trata  se sabe cuando comienza pero no cuando termina, que para amar no  hay explicaciones validas, que hay que saber marcharse y hacerlo con elegancia, que exigir no es amor, sí lo es saber recibir y que  cuando amas se siente un gozo infinito en darse y entregarse. Aparentemente cosas elementales para quien ha amando, pero no para mí  que creía que lo había hecho pero no era así no tenía la más mínima idea del goce  mientras se está amando y del sufrimiento cuando se pierde el objeto de nuestro amor, Y más aún cuando hasta ese momento pensé que toda yo era pura razón, intelecto, y lógica. Después de ese final viví paralizada tratando de entender que había sucedido conmigo, estaba perpleja, y buscando explicaciones  que justificaran la presencia de emociones y sentimientos desconocidos y de reacciones que antes hubiera catalogado de cursi y ridículas,  tuve al final que confrontarme, enfrentarlo y aceptarlo.
Hoy no me sobrestimo, pero trato de no  exponerme, existe dentro de mi una especie de tierra de nadie, un espacio intocable y creo que justificadamente no quiero nunca más en mi vida sentir la impotencia de lo irrecuperable no al menos por opción propia.
Paradójicamente, estoy plenamente convencida que la única posibilidad de crecer es viviendo y vivir, es arriesgar, pensar, cuestionar, experimentar  e introducirse en el centro mismo del dilema.
Al final los convencionalismos nunca han sido el norte de mi vida, ni faltar a lo que imponen los mismos me han ocasionado culpa, vivo en función de posibilidades, opciones y elecciones; si alguna culpa he sentido en mi vida es no  vivir como quiero y deseo vivir. Mis elecciones han sido marcadas por un alto sentido de conservación, quiero preservarme en mi intimidad, no contaminarme, me  aterra obsesivamente  convertirme en un lugar común, Vivo lo que siento que necesito vivir, pienso en mis emociones, pasiones y sensaciones con naturalidad, sin miedos, ni tabús,  los  disfruto con dignidad, el límite: respeto hacia mis semejantes, y la absoluta certeza que jamás habrá en mí   acciones innobles.

10 comentarios:

amor que soy dijo...

supongo que el amor nos hace grandes, el amor y la sinceridad

una más... dijo...

Implicarse en lo que uno cree siempre merece la pena, cada uno pone los límites que cree que ha de poner en la medida de lo que entrega, sin duda tienes las cosas muy claras y es digno de admirar que sepas hacia donde te diriges y además saber que te entretienes a vivir mientras viajas..
Creo que tengo muchas cosas que aprender de la vida y es posible que de tu mano tenga alguna que otra reflexión que me ayude..
Gracias por ello, aunque haya sido indirectamente..
Ser honesto con uno mismo es algo que no todo el mundo consigue, me gusta que tú lo seas..
Besitos Bichita.. Feliz fin de semana y gracias enormes de nuevo por tu visita :)
Fdo.: La de Marte. ^^

Normis dijo...

Vivir lo que sentimos ... creer en uno mismo ... amar y sincerarnos ....Nada mejor en la vida ...
hermosa entrada que compartes hoy , me gusto leerte !!!
un abrazo y mil cariños

Vir dijo...

ay bichita...
te leía y era como un catálogo de cosas que pasaron en mi vida y supongo que en la de muchas mujeres que ponen lo que tienen que poner para vivir y no sobrevivir en este mundo.
cada vez entiendo más por qué me identifico tanto con tus escritos y por que me hace tan bien leerte.
para mi tampoco han sido los convencionalismos un norte en mi vida y también vivo en función de opciones y elecciones ( y me alegro por ello aunque a veces se sufra)
tu honestidad nos hace mejores a los que te leemos que aprendemos que lo que importa es la nobleza que llevamos dentro


se te quiere amiga!!!


beso emocionado

Natacha dijo...

Supongo que no puedo renunciar a sentir lo que el amor hace dentro de mi... solo por el sentimiento de que estoy "vendida" a mi corazón...
Protegerme... y no sufrir. Protegerme y no amar...
Me arriesgo amiga, me arriesgo sin dudarlo un instante.
Un beso, mi niña
Natacha.

Vir dijo...

me quedé pensando en tu post durante el día
cuánta verdad y sinceridad

no sé, aunque parezca tonto quería decirte que pensé el lo que escribiste


beso

Forbidden dijo...

Cuando uno siente verdadero amor
por el otro.
sabe disfrutarlo, como la hora de partir.
sabe dejarlo.
por que los verdaderos amantes.
no obstaculizan la vida del otro
sino que la complementan

Amiga gracias por tus comentarios en mi blog, me llenas de emocion y lagrimas en los ojos

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

laMar dijo...

"Vivo lo que siento que necesito vivir, pienso en mis emociones, pasiones y sensaciones con naturalidad, sin miedos, ni tabús, los disfruto con dignidad, el límite: respeto hacia mis semejantes, y la absoluta certeza que jamás habrá en mí acciones innobles"
¿Y te parece poco? Admiro tu valentía y sinceridad, tu fuerza para asumir lo que hay y tu determinación para continuar, quizás tu no te veas así, pero esta es la imagen que yo tengo de ti y que envidio sanamente.
Un abrazo enorme

VOGA dijo...

Es super fuerte y sincero tu blog, es increible tprase con esas emociones, ya sabes te sigo desde hor , permiso por entrar y aprender de ti , Un abrazo enorme

Forbidden dijo...

Bonita gracias por seguir pasando por mi blog, me llena de orgullo cada palabra tuya.

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso