lunes, agosto 31, 2009

La vida es para valientes”, y yo soy valiente, hoy amanecí diciéndome desde que abrí los ojos y, con ello quería recordar, que tengo que parar, y me dije es que ya no hay justificación para desaprender lo aprendido, y lo que aprendí no lo hice visitando a mi psicólogo, ni en libros de autoayuda, lo hice a fuerza de combatir en una guerra sin cuartel que duro un largo período de mi vida, y que llevo aún sobre mis hombros los destrozos dejados por aquel combate que gane con hidalguía. 
Y es que tengo que parar esta angustia que un día supe derrotar cuando pase siete días con sus noches sentada en el piso al lado de la puerta de la terapia intensiva de una clínica, mientras el ser que más amo en mi vida se debatía entre la vida y la muerte, y yo esperando entrar tres veces al día para sentirla viva, ella mirando sin mirar y yo , cantándole sin saber cantar “Muñequita linda de cabellos de oro... y el intensivista que me decía que siguiera porque era yo quien lograba sacarle algo de vida. El día que la dieron de alta no me estaban entregando la madre que yo lleve sino parte de ella, no hablaba, apenas reconocía y hemipléjica, pero yo había sobrevivido de la pesadilla de la angustia y la había derrotado. Y no es que no exista sólo se que cuando llega la reconozco la miro a los ojos y la enfrento con la experiencia que me da el haberme batido en duelo con ella.
Por eso hoy te vas porque es de tarados inventarse angustias porque la casa está en desorden, porque mi cuerpo ha cambiado las cosas no marchan a la perfección como a mi me gustaría
Y es que tengo que parar este miedo que me invade cuando pienso en el futuro por lo demás incierto y cómo enfrentar los problemas que los despojos de aquella guerra me ha dejado de refuerzo, porque yo te derrote miedo cuando casi dos años pase durmiendo a su lado todas las noches con un rosario en la mano pidiéndole a Dios calmará su llanto , ayudando a girar su cuerpo, observando si respiraba, tratando de entender que quería decir, aprendiéndolo todo como si de recién nacida se tratara suplicando que no se repitiera el episodio que había dado lugar aquel cambio intenso y doloroso para quienes ella es nuestra vida. Entonces miedo que haces rondándome, ¡fuera!, de esta mi alma cuyas cicatrices ya curadas han dejado marcas para que no me olvide que te gane en combate cuerpo a cuerpo sin ventajas porque no tenía mayor arma que mi valentía.
Y que haces tristeza, ¡para!, no te doy entrada, no toques a mi puerta, porque la tristeza nunca estuvo en todo este tiempo, no había espacio para ella, y es que se habían vendido todos los bienes para enfrentar los gastos de la enfermedad , medicamentos y terapistas habiendo renunciando a mi empleo, a mis clase en la universidad, a mi vida en pleno, totalmente convencida que los cuidados de una enfermera jamás supliría, el amor con que yo la pudiera cuidar, que mi amor la sanaría, no fue así , pero no tenía tiempo de llorar, sino de buscar salidas, y la cuide, y me encargue de mi casa y de buscar trabajo que pudiera hacer desde el hogar, y entre asesoría y asesoría cuyos trabajos hacía de madrugada enviados por la red salí adelante sin que a los míos le faltara nada, entonces tristeza lo que hay y debe haber es alegría , ella no se curo, pero mejoro está a mi lado, y yo no acepto que entres a mi vida porque no es como yo soñé que fuera un día, es como es y respetas mi elección que es entrega, fuerza amor y alegría.

Y por Dios que no deje de ser agradecida , que me estoy alejando de las personas que me daban ánimos , fuerzas y su mano amiga, que la excusa de la falta de tiempo no sea una justificación para dar amor a quienes sin pedir nada a cambio estuvieron presentes dándome esperanzas , y me hicieron una enamorada de la vida.
Que el desgano no me gane porque se que la lucha apenas comienza porque sigo viviendo mi vida, porque aún consigo tiempo para amar al hombre que deseo y sino lo consigo igual hago trampas porque yo no he muerto, no soy un alma en pena soy un alma redimida.
Y gane, y gane por partida doble, porque nada había que hiciera predecir ese hecho que en menos de cinco minutos cambio mi vida, ni yo era guerrera , era una intelectual, consentida por la vida, con mucho garbo e ínfulas de grandeza, de trajes sastres y perfume de princesa.
Ahora sigo mi camino valorando mi vida de guerrera, amando como si fuera el último día de mi vida, jugándome el todo por el todo, pensando contra todo pronostico que hay mañana, que siempre habrá alguien que me de una mano amiga por eso ¡fuera!, todas esas emociones que no quiero, ni debo sentir, porque tú vida tienes una deuda en la que el saldo está en mi favor. Y si sigue la guerra entonces alzare de nuevo mi espada de guerrera pero ahora con la experiencia que me da el haber ganado ya la guerra, entonces fuera , largo bien lejos de mi existencia angustias, miedos, tristezas desganos y apegos que a mi me sobra coraje y valentía.

9 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

La vida es para valientes, pero el cementerio está lleno de ellos.

Saludos y un beso!

una más... dijo...

Uff! tienes la virtud de emocionarme con cada palabra que escribes.. es realmente estremecedor lo que cuentas.. una princesa convertida en guerrera, es lo que tiene que ser cuando nos tocan algo nuestro..sacar fuerzas de donde sea para seguir luchando hasta que haga falta.
Un beso enorme y no me cansaré de darte las gracias por dejarme descubrirte.

Vir dijo...

bichita...
mientras escribo ésto estoy llorando.
me emocionan todas y cada una de las palabras de este post.
tu valentía, tu voluntad, tu arrojo y tu dolor me hacen sentir que es una suerte que puedan existir personas como vos y que por obra del destino algo te puso en mi camino para que te conociera e hicieras de mí una mejor persona
sos una luchadora que saca fuerzas de la nada y combate hasta lo imposible...

te admiro

beso más que emocionado

laMar dijo...

Bien por ti Bichita! por enfrentarte a los fantasmas y echarlos, por convertir tu historia en un himno de victoria, por reconocer que tienes debilidades y no debilitarte.
Enhorabuena por tu post.
Un abrazo enorme

pais magico dijo...

Me has emocionado, que tristeza tienen tus palabra... pero animo... tu puedes , tu eres valiente, y como dice mi madre, dios aprieta pero no ahoga.
Animo princesa.

Besitos... y feliz semana.

Natacha dijo...

Dicen que el mundo es de los valientes y así es... o así lo creo.
Tu batalla es la batalla de muchos. Batalla por la vida, por la dignidad...
Nunca dejes de luchar. Siempre la vida te recompensará el esfuerzo hecho, el amor entregado sin esperar nada... la paciencia, la fe...
Mi niña. Vivir es tan hermoso y tan duro... pero tan hermoso...
Un beso, corazón
Natacha.

Forbidden dijo...

Amiga que palabras, realmente me levanto y te aplaudo, por que sos una valiente y te lo dice alguien que vivio junto a la mujer que amo dia tras dia ver la muerte de su padre.

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

Allek dijo...

hola! pasaba a invitarte a pasar a mi caja!
un abrazo !!!

VOGA dijo...

De verdad necesito contagiarme de tus pensamientos y de tu lema de vida. Me ancanta tu blog no me canso de decirtelo